BDSM

Si has llegado a nuestra sección especial dedicada al BDSM es que deseas conocer más este conjunto de prácticas, consideradas por much@s como pervertidas. Arroja bien lejos todos esos prejuicios!. El BDSM no es eso que sólo lo practican personas “degeneradas”…

La publicación de 50 Sombras de Grey fue uno de los principales “culpables” de que mucha gente se interesara por esta práctica sexual. ¿Práctica sexual? Este es el primer error, ya que el BDSM no es una práctica sexual en sí sino que corresponden a las siglas de seis disciplinas diferentes: Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo.

En primer lugar vamos a aclarar términos y conceptos, ya que BDSM no es precisamente lo que has visto en 50 sombras de Grey. Es mucho más amplio. Te invitamos a que sigas leyendo este artículo que hemos preparado especialmente para aquellas personas que quieran conocer y entrar en el enriquecedor mundo del BDSM

Concepto básicos de BDSM

Bondage

Es un término que proviene del francés y significa “esclavitud”. En lo que se refiere a prácticas este término hace referencia a prácticas cuyo objetivo es inmovilizar a una persona. La inmovilización puede hacerse a través de varios elementos, ya sean cuerdas, esposas, cadenas…Lo que se pretende es reducir los sentidos e inmovilizar.

Disciplina

La disciplina tiene que ver con el adiestramiento del sumis@, a través de normas, reglas y hábitos. La disciplina puede incluir castigos, en el supuesto que sea necesario corregir errores realizados por la parte sumisa

Dominación

Es el rol de la persona que asume el control cedido por la parte sumis@, que se entrega al Dominante. Es mediante la entrega donde el Dominante encuentra su estímulo, ya que ejerce su voluntad sobre su sumisa.

Sumisión

BDSM

The Secretary

La persona que se por voluntad propia se entrega y somete al Dominante, cediéndole el control. Una relación de Dominación y Sumisión se le conoce con las siglas D/s.

Sadismo

Este término proviene de Donatien Alphonse François de Sade, más conocido como el Marqués de Sade. El sadismo consiste en sentir placer infligiendo sufrimiento y dolor tanto físico como psíquico a otra persona.

Masoquismo

Conducta sexual en la que se obtiene placer y excitación mediante el propio dolor, ya sea físico o psíquico.

Mitos del BDSM

Como ya hemos indicado anteriormente, el auge de varias novelas eróticas de temática BDSM han provocado que sea reconocido a nivel social, a la vez que ha despertado curiosidad de muchas personas. Pero a pesar de esto, hoy en día continúan existiendo creencias no ciertas y muchos reparos hacia las personas que practican BDSM.

Mucha gente sigue asociando BDSM con dolor y sadismo, tratando esta práctica como una parafilia como una desviación sexual que roza el maltrato. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia: Toda práctica BDSM está debidamente consensuada por ambas partes. Además existe la palabra de seguridad y en caso de que la parte sumisa la pronuncie, automáticamente se termina la sesión.

El BDSM lo practica gente pervertida

A pesar de que en el BDSM se da la humillación y el dolor, los practicantes no padecen ningún trauma, ni por supuesto enfermad mental alguna. Que sean gustos diferentes a lo que se considera “convencional”, no quiere decir que sea una práctica realizada por gente enferma.

El BDSM es abuso

Otro error.  Todo, absolutamente todo, antes de realizarse está debidamente consensuado por ambas partes, por lo que no se puede considerar abuso practicar algo que deseas hacer. Además, existe la palabra de seguridad. En cuanto sea pronunciada por parte de la sumis@, el Dominante cesará de inmediato.

Llegado a este punto ya tienes un previo conocimiento de que es BDSM y los mitos erróneos asociados a él.

Practicando BDSM

Para que puedas empezar a practicar, lo más importante es que conozcas tus límites y se establezca normas para garantizar tu seguridad.

Seguro, sensato y consensuado

Recuerda que lo primordial es la seguridad y todo lo que se haga tiene que regirse por estas tres siglas SSC. Cuálquier práctica, sea cual sea debe de ser aceptada por ambas partes. Si un Dominante te dice que tienes que hacer tal cosa si o si sin haber consensuado, eso NO es BDSM.

Define tus límites

Aunque nunca hayas realizado prácticas de BDSM seguro que hay cosas que sabes que no quieres hacer. Habla de ellos y establece que línea no quieres traspasar.

Juguetes para practicar BDSM

Si has decidido abrir tu mente e iniciarte en el mundo del BDSM vas a necesitar algunos juguetes. Tranquil@ en nuestra tienda vas a poder encontrar todo lo que necesitas para que tus sesiones sean placenteras.

Collares BDSM

Los collares simbolizan la entrega de la sumis@ y básicamente existen tres tipo de collares

  • Collar de consideración: El Dominante entrega a la sumisa un collar como símbolo del inicio de una potencial relación. Lo característico de este tipo de collar es que tiene algún detalle de color azul. Su entrega es sinónimo de la intención del Dominante de mantener una relación más allá de jugar esporádicamente.
  • Collar de entrenamiento: Es el segundo collar y es sinónimo de un avance de la relación .Generalmente este collar es de cuero rojo o negro. Su entrega significa mayor compromiso por parte del sumiso y mayor grado de disciplina por parte del Dominante
  • Collar formal: Llamado Collar de esclavo y representa la etapa final del compromiso entre Dominante y sumisa. La aceptación por la parte sumisa implica que voluntariamente ofrece su entrega y sumisión total al Dominante.

Mordazas

Las mordazas son un complemento muy habitual en las prácticas de BDSM. Se utiliza para evitar que la parte sumisa hable o grite. Vas a poder encontrar mordazas de varios tipos y materiales, siendo las más conocidas las que tienen una bola, que provoca que no puedas cerrar la boca. Respecto a su material, pueden ser de PVC, látex, cuero y metal.

Fustas, palas, látigos y azotadores

Las fustas, palas, látigos y azotadores son juguetes sexuales muy interesante si estás buscando excitarte castigando o siendo castigad@ por tu pareja

Su mera presencia provoca excitación. Estoy segura que cuando pruebes su tacto en tu piel vas a querer repetir!. Provoca esa tentación de dolor y placer. Sin lugar a dudas es uno de los juguetes sexuales que no te pueden faltar en tu colección.

Las fustas son rígidas en cuyo extremo se encuentra la pieza con la que se azota, normalmente un rectángulo de cuero doblado. Al golpear emite un sonido excitante que va a provocar placer

Si quieres conocer todos los accesorios indispensables para practicar BDSM te recomendamos que visites nuestra tienda. Vas a encontrar cosas muy muy interesantes.